21.4.13

RESEÑA DE BITÁCORAS Y LIBROS EN BARCELONA




Hasta en el más absoluto caos se puede encontrar un orden mágico, podríamos  decir incluso matemático. El sábado empezamos el encuentro de Bitácoras  y libros  rodeados del universo de los palíndromos. Fue una noche muy divertida e intensa. Nos  encontramos los habituales blogueros seguidores del Blog de Juan Pablo y els veïns i seguidors del Veíd’adalt. Lo pasamos genial. Hubo un intercambio de libros, “bookcrossing”. Yo llevé “Corazón tan blanco” de Javier Marías y me quedé con “Tot per una noia” de Nick Hornby que según Vigo de la Librería es un autor interesante. Acabamos la primera parte de la reunión con unos “sucosos” relatos de secretos de amores casi inconfesables en los que no faltó nuestra amiga Terelu. Supongo que en próximas convocatorias nos veremos obligados a invitarlas como nuestra musa.
La cena siguió tan intensa y acabamos tomando unas copas y compartiendo más libros e historias.
Nos quedamos con las ganas de saber algo más del libro de Nacho que sigue guardando el misterio de la vida privada de Dios. Pronto sabremos algo más, lo bueno se hace esperar.
Esta noche he fantaseado con los palíndromos entre sueños y sus reflejos. Nunca había pensado que un palíndromo fuera para el lenguaje como el espejo de Alicia. Un volver a ir hacia atrás, hacia una niñez soñadora que nunca se olvida y que se refleja. Tal vez los palíndromos sean tan sólo juego sin pretensiones, como la mejor literatura, un juego sin pretensión, un reflejo de la realidad que cada uno puede interpretar a su antojo. No sé si es efecto del alcohol  de la cena  y la charla pero al mirarme al espejo siento que me he convertido en un palíndromo.
De nuestra amiga Wikipedia:
Un palíndromo (del griego  palin dromein, volver a ir hacia atrás) es una palabra, número o frase que se lee igual hacia adelante que hacia atrás. Si se trata de un número, se llama capicúa. Habitualmente, las frases palindrómicas se resienten en su significado cuanto más largas son.
Normalmente se entiende por palíndromo aquel que toma por unidad la letra, es decir, cuya última letra es la misma que la primera, la penúltima es la misma que la segunda, etc. Es el caso de palabras tales como reconocer o anilina. Sin embargo, también se puede tomar como unidad la sílaba (por ejemplo, gato con toga, aunque en este caso podría ser calificado como anagrama), la palabra o incluso el renglón.
Ana, areneraareperaanilinaananáMalayalamNeuquénOruroosoradar, reconocer, rotor, salas, seres, somos, sometemos, entre otras.
·         Acaso hubo búhos acá? (de Juan Filloy)
·         Se van sus naves.
·         Adivina ya te opina, ya ni miles origina, ya ni cetro me domina, ya ni monarcas, a repaso ni mulato carreta, acaso nicotina, ya ni cita vecino, anima cocina, pedazo gallina, cedazo terso nos retoza de canilla goza, de pánico camina, ónice vaticina, ya ni tocino saca, a terracota luminosa pera, sacra nómina y ánimo de mortecina, ya ni giros elimina, ya ni poeta, ya ni vida. (deRicardo Ochoa)
·         Allí por la tropa portado, traído a ese paraje de maniobras, una tipa como capitán usar boina me dejara, pese a odiar toda tropa por tal ropilla. (de Luis Torrent)
·         Allí si María avisa y así va a ir a mi silla.
·         Átale, demoníaco Caín, o me delata. (usado por Julio Cortázar, atribuido en algunas fuentes a Juan Filloy)
·         Ateo por Arabia iba raro poeta. (de Juan Filloy)
·         Dábale arroz a la zorra el abad.
·         La ruta nos aportó otro paso natural.
·         Las Nemocón no comen sal.
·         Nada, yo soy Adán. (de Guillermo Cabrera Infante)
·         No di mi decoro, cedí mi don. (de Juan Filloy)
·         No lata, no: la totalidad arada dilato talón a talón. (de Juan Filloy)
·         A la catalana banal, atácala.