5.1.12

NOCHE DE REYES






Nuevos propósitos


Los Reyes Magos subieron los últimos peldaños de la escalera del Ayuntamiento. La noche era fría, estaban cansados pero en estos días de crisis nadie debía quedarse sin regalos. Al llegar a la puerta, Baltasar detuvo a sus compañeros y les hizo retroceder mientras él leía un cartel que había llamado su atención: “No se aceptan regalos”.
Baltasar dio una calada a su cigarro puro mientras miraba el edificio del Consistorio. Con voz socarrona se dirigió a Melchor y Gaspar:
-Pensaba que sería otro cartel de prohibido fumar pero tan sólo es otro propósito de Año Nuevo.
-Entonces ¿Les dejamos algo o no?-dijo Melchor.
-Déjales algo, no creo que les dure mucho la intención.