26.7.12

TIEMPOS DE CRISIS





El hombre mediocre miró al vagabundo.
Observó su chaqueta raída y pasó la mano por su americana desgastada. 
Al doblar la esquina se dio cuenta de que no tenía un minuto que perder.